Yoga con Blanca - Clases de Yoga en Madrid > Beneficios  > Yoga para dormir como un bebé

Yoga para dormir como un bebé

Hay momentos en los que, debido al estrés, la ansiedad o las preocupaciones, te cuesta conciliar el sueño. ¿A quién no le ha pasado eso alguna vez? Sí amiga, a mí también. 🤷‍♀️

Para solucionarlo, una vez más, me salvó el yoga. Para que mi cuerpo estuviera en reposo y la mente algo más calmada, hice varias posturas de yoga. Trabajando de forma lenta, el cuerpo empezó a entender lo que necesitaba.

 

¿En qué te puede ayudar el yoga para dormir?

El estrés es el peor enemigo del sueño. Si lo incrementamos en el tiempo, puede llegar a provocar insomnio. El yoga te ayuda a reducir el estrés, y a aprender a relajarte diariamente. Este estado de calma diario después de la sesión de yoga 🧘🏻‍♂️, favorece la producción de melatonina y activa el sistema parasimpático, lo que hace que incremente el descanso profundo y de calidad. Vamos, que te ayuda a dormir como cuando eras un bebé.
Con la práctica de yoga se consigue liberar las tensiones de los músculos. Con determinadas posturas podrás aflojar las articulaciones e incluso hacer que mejore la circulación de la sangre por todo el cuerpo.

Todo ello se traduce también en que, manteniendo un tiempo cada postura, y respirando lentamente, podrás hacer que tu mente se calme y alejar así el estrés y la ansiedad.

 

Asanas para dormir

Tu cuerpo no te pide salsa 🙊, así que lo mejor es no dársela. Para combatir el estrés, hay que bajar las revoluciones.
Hay momentos (como este) en los que tu cuerpo te pide una secuencia suave, con movimientos lentos y pausados 🐌 para ir entrando en un estado natural de calma y relajación. Y eso es lo que estas asanas de yoga te van a proporcionar.

 

Uttanasana o postura de la pinza de pie

Realiza uttanasana con piernas un poco dobladas, de esta forma se van relajando tanto las piernas como la espalda. Deja caer los brazos libres, sin tensión. La cabeza tiene que estar totalmente libre dejando que se relaje el cuello y los hombros.
Mantén la postura el tiempo que te resulte cómodo. Respira llenando los pulmones por completo y verás como va desapareciendo la ansiedad. También vas a evitar posibles dolores de cabeza.

Tadasana en reposo

 

Adho mukha svanasana o postura del perro boca abajo

Adho mukha (ya sabes que es uno de mis favoritos) te ayuda a alargar y estirar todos los músculos de la espalda. Mantén la postura de forma suave, simplemente estirándote y respirando con calma.
Deja que con este asana se vaya aliviando la tensión de los músculos. Permítete respirar profundamente y alejar el estrés. Además, si la mantienes uno o dos minutos, estarás ayudando a que mejore la circulación sanguínea y la digestión (así no te desvelarás por tener la tripita llena y pesada)

Postura del perro boca abajo

 

Balasana o postura del niño

Al tener todo el cuerpo recogido, y respirando de forma tranquila y pausada, esta postura te ayudará a calmar la mente. Es una de las mejores posturas para liberar el cansancio por lo que hacerla al final del día te ayuda a soltar el agotamiento y las tensiones del cuerpo.
Si dejas la frente bien apoyada en la esterilla (o en la cama si estás ya en pijama practicando), liberarás mucha tensión del cuello, las cervicales y los hombros. Justo lo necesario para tener un buen descanso.

Balasana

 

Viparita karani o postura del gesto invertido

Al tener los pies por encima de la cadera, y la cadera por encima del corazón, la sangre invierte su circulación permitiendo que los pies, los tobillos y las piernas se aflojen y relajen. Viparita es perfecto para dejar que se descarguen y relajen las piernas.
En este caso, ya que lo que quieres es descansar, te recomiendo que hagas una de las variantes de la postura. Coloca un cojín debajo de tus caderas y deja los pies apoyados en la pared. Pon los brazos a los lados del cuerpo con las palmas de las manos hacia arriba y deja que descanse tu cuerpo y tu mente.

Postura del gesto invertido

 

Torsión tumbada boca arriba

Otra de las posturas para relajar el cuerpo son las torsiones, especialmente si las haces tumbada. De esta forma masajeas los órganos internos y le das flexibilidad a la columna vertebral. Mantén un minuto para cada lado y mantén los ojos cerrados.
Al terminar solo estira las piernas y descansa. 😴😴

Postura de torsión tumbada boca arriba

 

En definitiva, para poder dormir cual bebé en la cunita, te recomiendo un poco de movimiento del cuerpo, respirar profundamente y relajarte después de la práctica de asanas. Si a eso le añades una buena alimentación 🥗, tienes mucho terreno ganado.

 

Espero que sueñes bonito. 🤩

Blanca

yogaconblanca@gmail.com

Creo que con la ayuda de un buen profesor, puedes descubrirte a ti mismo y comprobar todos los beneficios que el yoga te puede aportar ¿Me dejas que te ayude en este camino?

Sin comentarios

Deja un comentario